Muse - 1999 - Showbiz

sábado, 3 de octubre de 2009

Muse están encaramados desde hace algunos años al olimpo de los que venden discos a cholón y son examinados con lupa tanto por sus fanáticos seguidores como por sus acérrimos detractores. La verdad es que la banda de Matt Bellamy es de las que raramente pueden ser indiferentes. Son manera grandilocuente de expresión, su capacidad para ser fieros a la vez que glamourosos y su histrionismo los hacen una banda peculiar y capaz de catalizar la atención ya sea para bien o para mal. Suenan sobre todo modernos, alternativos, pero con ramalazos progresivos y de rock duro, incluso algo de psicodelia, pero todo desde un tono futurista.

Si sus últimos discos no me están llamando mucho la atención, su primera entrega causó estragos entre los que éramos jóvenes ávidos de nuevas músicas y yo me debo amarlo sobre todo gracias a mi buen Checa. Showbiz suena tan fresco y tan potente como el primer día. La producción del disco es espectacular, con una rotundidad y claridad en los arreglos que potencia lo sabroso de lo compuesto en él. Los pianos, guitarras y voces de Bellamy son los claros protagonistas que eclipsan de alguna forma los buenísimos trabajos de bajo y batería, pero es que el primero es capaz de volarte la cabeza en sus porciones más potentes y rotundas, léase Fillip, Cave, Muscle Museum, Overdue y también en las más románticas y acolchadas como Falling Down o Unintended. Aquí no hay remilgos a la hora de falsetear por doquier y hasta la saciedad o introducir riffs y efectos ruidosos que recuerdan al bueno de Kurt Cobain, pero es que Bellamy también tiene un buenísimo gusto a la hora de interpretar con los teclados y el piano, como en Sunburn. Este tipo es flipante porque igual suena ruidosamente caótico como tonalmente brutal, y es que suele ser acertadísimo a la hora de expresarse con cualquier instrumento, contando la voz dentro de ellos. La capacidad dramática de expresión de estos tipos puede resumirse en temas brutales como Sunburn o la propia Showbiz.

Hasta los esplendorosos Dream Theater se han visto influenciados por ellos y alguno de sus temas en sus últimas entregas suenan verdaderamente a Muse (oigase el tema Prophets Of War de los americanos). Además este disco contiene la mejor canción a mi parecer de la banda, junto a Citizen Erased, ahí es nada, y no es otra que Muscle Museum. En directo Muse son arrolladores y jamás una canción suena igual dos veces gracias al poderío instrumental de Bellamy, capaz de hacer diabluras, sobre todo, al mando de sus guitarras.

http://xpiffystuff.com/2009/09/30/muse-showbiz-1999/

http://muse.mu/

Salud!

1 comentarios:

Walter dijo...

Recuerden todos los fans de MUSE que el 15 de octubre es el único día para comprar UPRISING, aquí esta la promo musemexico.com